martes, 15 de enero de 2013

Número 28: El veinte de enero, San Sebastián el primero

Alrededor de la festividad de San Sebastián, que se celebra el 20 de enero, se construyen una serie de refranes, con réplicas y contrarréplicas, de las que podemos encontrar curiosas variantes no solo entre los distintos pueblos, sino incluso a nivel personal.
Veamos uno de estos ejemplos, que situámos en la Ribera del Duero según nos muestra la viñeta de humor grráfico publicada el 20 de enero del 2008, en la que se ve como dos niños juegan con espadas y escudos ante la atenta mirada de un preceptor religioso:

—¡El veinte de enero, San Sebastián el primero!
—¡Detente varón, que primero es S. Antón!
—¡Detente vasallo, que primero es S. Hilario!
A lo que el cura vigilante añade satisfecho: 
¡Esto era enseñanza y no la de ahora!!
 Pese a que el orden en el que aparecen los distintos santos, o sus festividades, induce a pensar en una ordenación cronológica, en realidad tenemos que pensar en la importancia que estos santos tienen para los distintos pueblos o incluso los distintos barrios, como veremos a continuación.
La festividad de San Sebastián se celebra en numerosos pueblos de España. Suele ser una festividad ligada a los hombres, con su cofradía, procesión y prácticas asociadas, para celebrar por todo lo alto esta fiesta a tan solo unos pocos días de las últimas celebraciones navideñas. A pesar del frío y los rigores que suelen concurrir en esos días, los más fríos del año, la fiesta de San Sebastián propiciaba la visita de familiares, los bailes en los salones cerrados y la degustación de los primeros chorizos y lomos de la matanza; luego, sin duda, vendrían otros santos, pero 
El veinte de enero, San Sebastián el primero.
De los santos frioleros, San Sebastián el primero.
Procesión de San Sebastián en Caleruega (Fuente: caleruega.blogspot.com)
Unos días antes, el 17 de enero, nos encontramos otra festividad muy popular en numerosos pueblos de España, San Antonio Abad, conocido popularmente como San Antón, patrono de los animales y también de los chicos, de los hombres; de ahí que estos celebren a su santo patrón con especiales meriendas con los amigos, en lasque no faltaba tampoco el choricillo guardado de la reciente matanza expresamente para ese día. 
No debe extrañarnos, por ello, encontrar fáciles réplicas al mencionado refrán:
El veinte de enero, San Sebastián el primero. «Detente, varón, que es primero San Antón».
Ahora bien, ya hemos dicho que nos encontramos ante un caso más de rivalidad entre los pueblos, por lo que no debe sorprendernos encontrar otras variantes, como las que recogen Cantera Ortiz de Urbina y Sevilla Muñoz (2001:16):
A veinte de enero, San Sebastián el primero. «Detente, bruto,  que es primero San Canuto»,
celebrándose San Canuto el 7 de enero. 
O este otro, que requiere explicación  adicional:
A veinte de enero, San Sebastián el primero. «Detente, varón, que es primero San Antón». «Hombre, mira lo que dices, que primero es San Felices; y si vamos a las leyes, primero son los Reyes».
Este San Felices, en realidad San Félix presbítero, de Nola (Italia), se celebra en algunos lugares, pero parece entrar en este refrán más por la fuerza de la rima que por su importancia. Sin embargo, no nos dejemos engañar. 
Decíamos que pese a la aparente ordenación cronológica de estas variantes, esta lógica se rompe con la irrupción en las series de San Vicente, que se celebra el 22 de enero, con variantes que hemos recogido en los pueblos ribereños de Quintana del Pidio (Burgos)  y Alcozar (Soria): 
El veinte de enero, San Sebastián el primero.
Detente, varón, que el primero es San Antón.
Detente, detente, que el primero es San Vicente. 
¿Cómo puede ser «primero» San Vicente que San Antón? La respuesta es sencilla, y es que hay que atenerse a la importancia de las fiestas y no a su orden en el calendario.
En un ambiente pastoril, las fiestas de Navidad, fiestas protagonizadas en buena parte por pastores, estos dejan sus refugios en el campo y pasan los días del crudo invierno en los pueblos, aprovechando para divertirse, no es de extrañar que las fiestas se prolonguen durante todo el mes:
Para el 20 de enero, San Sebastián el primero.
No, detente, detente, que primero es San Vicente.
Ah, no, detente, varón, que primero es San Antón.
No tengas tantas leyes, que primero son los Reyes.
No tengas tanto cariño, que primero es el Día del Niño (González Muñoz, 1997).
Antes de despedirnos, nos vamos a Valencia, donde los llamados porrats o porrates, ferias celebradas bajo la advocación de un santo, van recorriendo los barrios donde están las distintas iglesias. En un artículo del Abc, de los años 30 encontramos bien descrita estas ferias y también la clave de la importancia de los distintos enclaves: 
Todavía ha llegado hasta nuestros días, ponderando la importancia de los antiguos porrates, unos pareados, con los cuales varios interlocutores pretenden fijar la prioridad de estos porrates:

Dice uno:

De los porrates de enero,
el primero es San Valero.
1

Y contesta otro:

Detente, varón,
el primero es San Antón.

Y replica un tercero:

Detente, detente,
el primero es San Vicente.

Volvemos a San Sebastián y a Burgos, a la localidad de Quintana del Pidio, donde San Sebastián se celebra de una forma especial,  y donde Juanjo Calvo nos recuerda este año una coplilla en la que el suplicio sufrido por el santo romano se entremezcla con los mejores deseos para las suegras en una fusión una vez más de la religiosidad popular y el humor más negro:
Glorioso San Sebastián
todo lleno de saetas
como tu alma, mi alma,
como tu cuerpo, mi suegra.

 Bibliografía

Cantera Ortiz de Urbina, Jesús y Julia Sevilla Muñoz (2001): El calendario en el refranero español. Madrid. Guillermo Blázquez, editor.
González Muñoz, José María (1997): «Paremiología del Alto Tietar», Paremia, 6, pp. 287-290.
Llorente Falcó, T (1934): «Los «porrrats» valencianos», Abc, 03/02/1934, pp 6-7.
Martínez Kleiser, Luis (1945): El tiempo y los espacios de tiempo en los refranes. Madrid: Librería General de Victoriano Suárez.

1 Su festividad se celebra el 29 de enero, San Antón el 17 de enero y San Vicente el 22 de enero.


 

No hay comentarios: