lunes, 20 de enero de 2014

Número 1. En San Antón a las seis con sol, y los huevos a montón

Virginia G. F. nos cuenta que su suegra, natural de Cartagena y verdadero pozo de sabiduría popular, suele decir por estas fechas: En San Antón a las seis con sol, y los huevos a montón.
Este refrán son en realidad dos, lo cual nos da una muestra de su originalidad, puesto que enlaza de forma natural dos temas parelelos muy importantes dentro de los refranes del tiempo.
Efectivamente, es fácil comprobar a simple vista lo que han crecido los días desde diciembre, cuando todo el tiempo noche es, como reza otro refrán, hasta estos días de enero en los que como dicen mis amigas de Terradillos de Esgueva «desde que comienza enero, los días tienen otra alegría, sobre todo por las tardes». 
Tienen otra alegría, porque ya se sabe que a partir de la Nochebuena los días crecen el paso de una gallina, y por los Reyes lo conocen lo bueyes,  así que cuando llega el 17 de enero, festividad de San Antón, podemos decir que eel 17 de enero, podemos afirmar que las seis ya dan con sol, el día de San Antón.
Hay que puntualizar que la versión que nos brinda Virginia es una versión actualizada de los refranes clásicos que tratan de la materia, pero actualizada solo parcialmente y ahora explicaremos por qué.
Este refrán pertenece a lo que los estudiosos llaman el ciclo de Santa Lucía, que tomando como punto de partida ese día —Por Santa Lucía menguan las noches y crecen los días—, sigue en el refranero el crecer y decrecer de la luz a lo largo del año. Ahora bien, al tratar con refranes que tengan que ver con el calendario tenemos que tener siempre presente la reforma gregoriana, ya que muchos de estos refranes de calendario son anteriores a esa reforma y no han tenido por tanto en cuenta el desfase, con lo que tendremos que tenerlo nosotros para la correcta interpretación; es decir, que la fecha actual a la que haría referencia el refrán sería el 27 de enero. 
El segundo punto a tener en cuenta, y por ello hablamos de un refrán parcialmente actualizado, es la hora de diferencia que llevamos con el meridiano de Greenwich, los refranes clásicos nos hablan de las cinco de la tarde, no de las seis, como la hora a la que todavía hay sol. Veamos algunos recogidos por Martínez Kleiser (1945: 164):
Por San Antón, las cinco y con sol
Las cinco dan ya con sol el día de San Antón
Por San Antón cunde el día una patita de pichón
En fin, unos ajustes con otros lo cierto es que a las seis hay sol actualmente en la mayoría de los lugares de España, algo que podemos comprobar viendo la hora del ocaso en Murcia, las 18.11.
Martínez Kleiser incluye también en su lista una curiosa variante con precisión geográfica:
Por San Antón a las cinco hay sol, en Valencia, pero no en Aragón
Volvemos a consultar las páginas del Ministerio de Fomento, y allí vemos que el ocaso en Alicante el día 17 de enero ocurrió a las 18.07,  mientras que en Huesca ocurrió a las 17. 57, diez minutos de diferencia, pero suficientes para que nadie ponga en duda la veracidad del refranero.
La mayor luminosidad de estos días influye sin duda en la actividad humana, por lo que el refranero nos recuerda:  
Por San Antón de enero, camina una hora más el trajinero
Trajinero, preciosa palabra casi olvidada, de la que nos dice el DRAE que es lo mismo que trajinante, es decir el que trajina, 'el que acarrea o lleva géneros de un lugar a otro'.
De la importancia que las horas de sol tenían para este oficio nos habla una cita del siglo XVII de fray Antonio de Guevara (citado por Rollán Méndez y Sastre Zarzuela, 1999: 375):
... y aún a las veces caminar con la siesta, porque el trajinero quiere hacer su jornada.
Muchas y jugosas citas podríasmos añadir sobre los trajinantes y su trajinar, pero como a una moderna Sherezade, el ocaso está llegando ya a Madrid y debo callar discretamente...
Otro día seguiremos hablando de la segunda parte del refrán...

Actualización (20-01-2014)

Hay otro refrán en el que encontramos también la festividad de San Antón, es decir, la mitad aproximadamente del mes de enero, con el aumento de la luz solar. Se trata de

En San Antón, calabazas al sol

o el también próximo, que está presente en el refranero de Tubilla del Lago

Para San Sebastián, las calabazas al corral

refrán que se nos antoja en las latitudes burgalesas un poco fuera de lugar, ya que parece más propio de tierras donde el clima aconseja ir haciendo ya los semilleros de ciertas hortalizas. Delfín Cerezo, recopilador del refranero tubillano, nos recuerda la práctica de colocar por esta época las calabazas en unos altillos techados que había en los corrales, para que duraran un poco más.

Según explica Benítez Rodríguez en su tesis doctoral (2013: III,  190), este refrán tiene su origen en una antigua práctica milenaria, ya documentada en Aristóteles y en Columela, mediante la cual se ponen las semillas de ciertas plantas (calabazas, calabacines, tomates, pimientos....) en cajones pequeños de tierra bien abonada con estiércol. Los cajones se colocan al sol durante el día y se ponen al abrigo durante la noche. Cuando la planta ha brotado se trasplantará al lugar definitivo.

Bibliografía
Benítez Rodríguez, Enrique (2013): Refranes en el calendario. Propuesta de análisis y clasificación de paremias referentes al ciclo cronológico anual. Tesis doctoral. Ángel Urbán Fernández (dir.). Universidad de Córdoba. Disponible en , [consulta: 23-01-2014], tres tomos. 
Martínez Kleiser, Luis (1945): El tiempo y los espacios de tiempo en los refranes. Madrid: Librería General de Victoriano Suárez. 370 pp.
Rollán Méndez, J. Mauro y Eladio Sastre Zarzuela (1999): Hablares. El mundo rural y sus aportaciones al léxico castellano. Vol I Trabajo. Junta de Castilla y León. Consejería de Agricultura y Ganadería.