martes, 17 de septiembre de 2013

Núm. 35: Casa mía, casa mía...

c/ Ofelia Nieto, 29 (Madrid): No al derribo por especulación

Casa mía, casa mía, por pequeña que tú seas, me pareces una abadía.

Así reza un refrán que estaba ya en nuestras vidas desde tiempos antiguos. Por tierras andaluzas vienen a decir lo mismo, aunque con otras palabras:

Chica es mi casilla, pero vale más que toda Sevilla
y es que ya se sabe que 

En casa, hasta el culo descansa.  

Llegar a tener una casa, un techo, no es tarea fácil, hay que empezar por elegir el lugar adecuado:

En la orilla del río, ni hagas casa ni tengas tu averío,
por el contrario:

Casa en canto, y viña en pago.  

Las casas esquineras tampoco son nada buenas:

Casa de esquina, ni la compres ni la vivas,

Casa antigua en el barrio de Tetuán (Madrid) ocupando la acera y rodeada de edificios altos y modernos.

y en todo caso siempre es bueno conocer el entorno:

Antes de tomar casa donde morar mira su vecindad.  

Casas hay que tener las justas: 

Ni casa en dos lugares, ni paja en dos pajares,
y también conviene recordar que

Casa con dos puertas mala es de guardar. 

Una vez terminada la casa no terminan ahí los problemas, conviene dejarla descansar porque estrenar casas no es cosa baladí. Ya lo decía mi abuela: 

Estrenar casas y domar potros, otros.

Una vez dentro hay que cuidar los detalles, aunque ya sabemos que 

Un día de albañiles, un mes de escoba.
No queda otro remedio: 

 Quien no arregla gotera, arregla casa entera.
Casa en ruinas en la que puede verse el tejado hundido y vigas y maderos al aire
No solo

El casado casa quiere. 

todas las personas tienen derecho a una vivienda digna, así lo recoge el artículo 47 de la Constitución:

Artículo 47
Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.
La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.


Sin embargo,  ya lo dice el antirrefrán: 

A suelo recalificado, no le mires el cliente.

Y cuando la especulación y el capitalismo entran por la puerta, ya sabemos lo que pasa en casa del obrero: 

En casa del herrero, cartilla del paro,

e incluso más:  

En casa del obrero, ni cuchillo ni dinero.

El primer paso para que se haga bueno el refrán: 

De fuera vendrán y de tu casa te echarán

Vivienderos trasladando los enseres de Amaya, reciéntemente  desahuciada

A la memoria de Amparo, que en un día como hoy se ha suicidado por no poder pagar 900 euros; a la gente de Ofelia Nieto, 29, y a todos los activistas que luchan para que todo el mundo tenga un techo. 
#Sísepuede

Bibliografía
  • Crespo Rosalía (2008): El ámbito de edificación y sus refranes. Granada: Educatori.

5 comentarios:

S.M. dijo...

Oye, que no sé si aquí entraría lo de "Puta la madre... cobija".
Otra cosa técnica: en todos los blogs salen unos chichis debajo de las entradas con los que clicando sale la entrada directa en twitter, facebook y más. En mi blog, que también es de blogspot, está y yo seguro que no lo he puesto, pero aquí no lo veo. Si lo encuentro lo tuiteo; si no, también pero a mano.

S.M. dijo...

Otra cosa ya que estoy. Si los comentarios pasan por tu aprobación, no hace falta lo del código chapca o como se llame. Que yo me vuelvo loco y supongo que a la gente de nuestras edades...

La seña Carmen dijo...

Pues yo creo que lo de la manta que las cobija, que así es como me lo sé yo, no tiene mucho que ver con el tema viviendero, y que lo de los tuits y tal, que poco a poco se va lejos. Tiempo al tiempo y gracias por las sugerencias.

S.M. dijo...

Es que yo me lo sé así:
Puta la madre, puta la hija,
puta la casa que las cobija.

La seña Carmen dijo...

Buena variante a la que ya encontraremos acomodo. ¡Gracias!